Esta bonita historia, podría ser tuya…

 

Ana trabajaba en una tienda de ropa, atendiendo al público, haciendo ventas y manteniendo las prendas ordenadas. No era mal trabajo aunque su sueldo le llegaba justo para vivir. En su tiempo libre le encantaba hacer manualidades. Con un poco de alambre y masilla hacía unos preciosos muñecos en miniatura, a los que después vestía con pequeñas prendas de ropa que ella misma diseñaba. Para Ana solo era un pasatiempo que le ayuda a desconectar, la relaja y así disfrutaba.
 
Sofía, una amiga que Ana invitó a tomar café un día, le dijo: “Ana, ¿tu podrías hacer una muñeca como yo? me encantaría tener una miniatura así, pero algo personal”. Ana sin pensarlo dos veces y con una sonrisa en sus labios, se levantó dejando el café a medias y empezó a coger trozos de alambre. Hasta ahora nunca había hecho esto para nadie y le hizo mucha ilusión complacer a su amiga. Dos días después Ana apareció con una pequeña cajita decorada para Sofía, su amiga al abrirla, quedó sorprendida. Una preciosa muñeca vestida como ella, con su misma melena castaña y ojos grandes. Quedó tan encantada con el trabajo de su amiga Ana que decidió colocar su nuevo regalo en la entrada de su casa, donde todos al llegar pudieran verla, y así empezó el cambio…
 
Todos los que visitaban la casa de Sofía se paraban a mirar aquella pequeña muñeca en la entrada, se quedaban prendados y siempre decían “Anda! si eres tu! Donde has comprado esta muñeca?”. Y cada vez que Sofía contaba la historia, Ana recibía una llamada y un nuevo encargo. 3 meses después y viendo que sus muñecas tenían éxito, Ana decidió comenzar a venderlas para conseguir algo más de dinero, pero fue uno de sus clientes quien, antes de salir por la puerta con el trabajo de Ana en la mano, se paró y le preguntó “Ana, estás muñecas deberían conocerlas más personas. ¿Sabes que hay gente que decidieron poner una pequeña web en internet con sus trabajos y les va genial? Algunos incluso reciben encargos para otros países.” Aquella idea quedó allí, Ana sabía que sus muñecas hechas a mano gustaban, pero ni de lejos se imaginaba algo mejor. Sin embargo cuando compartió con sus amigos y familia el comentario de aquel cliente, la idea comenzó a coger fuerza.
 
Poco tiempo después Ana publicó una web sencilla con fotos de sus trabajos y comenzó a recibir sus primeros pedidos. Se empezó a hablar de sus trabajos por internet y la gente quería su propia muñeca personalizada. Un cliente trajo a 3 clientes más, un blog de manualidades publicó un artículo sobre el trabajo de Ana, un par de clientas cazadoras de manualidades le hicieron un encargo de 25 muñecas. Después Ana comenzó a hacer muñecos de personajes famosos y los clientes comenzaron a salir de todos lados! Ana no podía creer que su trabajo tuviera tanto éxito hasta que un día recibió un correo de una tienda de arte y decoración en Suiza preguntando a Ana si podían comprar sus muñecas para venderlas ellos mismos en sus establecimientos. Ana, flotando… le contestó: “Claro que si, ¿cuantas queréis comprar? 30 muñecas, 50?” Ellos respondieron: “Habíamos pensado en un lote de 2000 muñecas, para empezar este mes. Sería posible?”
 
Hoy Ana, ya no trabaja doblando ropa para pagarse el alquiler de su casa. Sigue viviendo en el mismo sitio, con su taller de siempre, pero ahora gana un buen sueldo disfrutando con el trabajo que más le gusta hacer y ya se plantea contratar ayudantes.
 

Es no es una historia real,
Son muchas historias reales y, tal vez…

También podría ser la tuya.

 

Si eres artista o una persona capaz de crear cosas especiales, que nadie hace como tu, tal vez tengas un tesoro que guste a muchos. ¿Quieres que tu trabajo y tu arte se conozca? ¿Has pensado lo que podrían pagarte por tus obras exclusivas? Cuadros, manualidades, prendas de ropa personalizadas para cada cliente, complementos artesanales o artículos de decoración hechos a mano que nadie hace igual que tu, y una cosa más…  ¿Sabes que personas como tu comenzaron a vender sus obras y productos por internet y su negocio ha crecido tanto que les permite vivir haciendo lo que realmente les gusta?
 

Mi nombre es Luis y soy diseñador web. Si te interesa, yo puedo ayudarte a conseguirlo.
Cuéntame eso que sabes hacer, y tal vez, esta también podría ser tu historia.

 
Si conoces a alguien que pueda interesarle, por favor, envíale esta información.
 
Luis Serrano – megacros.com
luis@megacros.com
Tlf 620291317