Algo que nunca deben hacer los diseñadores, ni los clientes deben permitir. Así nos va…

En la promoción que os traigo, hay muchas cosas de su diseño que cambiaría de forma radical: Algunas simplemente por preferencias personales a la hora de desarrollar esta parcela de la campaña publicitaria, pero otras por una imperiosa necesidad de corregir errores que ni los diseñadores deberían cometer, ni los clientes (en este caso El País) deberían permitir.

ElPais.com ha sacado una promoción donde te regalan unos auriculares Philips si coleccionas los cupones necesarios que se van entregando en el periódico. Los auriculares parecen apañados, son el típico producto de consumo doméstico de calidad, insisto, “apañada” que suele venir muy bien para conectar a la tele o al ordenador.

No voy a entrar en cada detalle que cambiaría o dejaría de la promoción que han preparado en internet de este regalo,  pero quería destacar un punto que me parece muy importante en el mundo del diseño y la imagen publicitaria que los profesionales de mi gremio deberían respetar siempre. Esta promoción de El País es precisamente un ejemplo perfecto de lo que os comento: La falta de coherencia.

Hay muchos motivos por el que se deben hacer bien las cosas, el primero es el placer del trabajo bien hecho, después está que, seguramente, si no lo haces bien, otros las harán por ti, pero además de todo esto, está el sentido común a la hora de hacer las cosas y la coherencia desarrollando trabajos, en este caso, creativos y publicitarios. Veamos de que se trata, abre este artículo para ver la web de la que te hablo y seguir leyendo:

Abrir ventana para ver la web[spoiler][/spoiler](Este enlace podría no estar disponible tras finalizar la promoción)

Como habrás visto, en la web donde El País presenta la promo de los auriculares, una frase preside: “Que el mejor sonido Philips te acompañe siempre”. Muy bien, es una frase asociada a la promo, ok. Hablan de “El mejor sonido” así que espero encontrar calidad en el auricular que por otro lado, la imagen (la tienes más arriba) del regalo no tiene mal aspecto. Seguimos leyendo la promo y encontramos frase como: “Consigue GRATIS* con EL PAÍS unos auriculares Philips de última tecnología” o “MÁXIMA CALIDAD DE SONIDO.”…  Lo gratis, como es completamente relativo, le ponen un asterisco, pero me sorprende que a la afirmación de máxima calidad de sonido, no se lo pongan también un asterísco, cuando es algo completamente falso. Pero si me pusiera hablar ahora de la publicidad engañosa, más de una agencia vendría a lincharme… pero tranquilos, que lo haré, en su momento, lo haré.

Ahora, a lo que vamos: La música de fondo. Esa que llevas escuchando desde que abriste este artículo y visitaste la web de la promo. Por Dios! que eso!? A esto me refiero con este artículo, a la música de fondo. Si el tema es apropiado o no, ahí no entro, dejaré que lo elijan los responsables. Pero, por lo que más queráis señores responsables de las promociones en El Pais:

Si estáis promocionando un regalo, según vosotros, capaz de reproducir máxima calidad de sonido, ¿Como se os ocurre, en los días de facilidades tecnológicas en los que vivimos, acompañar la web de la promoción con una música de fondo de tan pésima calidad de reproducción? ¿En que estabais pensando vosotros o el diseñador al que le habéis permitido semejante patada al sentido común?

Da igual la elección del género musical, lo importante aquí es ser coherentes señores de El País. No se puede intentar promocionar algo y al mismo tiempo, colocar voluntariamente una pieza podrida en el puzle. Esa música de fondo, sin ninguna duda, debería haber sido tratada correctamente para acompañar la filosofía que ustedes intentan presentar en la web de la promoción.

Ya no vivimos en los 90, la mayoría de los internautas tenemos ancho de banda suficiente para responder a la demanda de calidad de cualquier página web que tenga buena calidad de sonido. Ahora los tiempos de carga ya no son un factor crítico y esto se lo dice un diseñador web, no es una estimación doméstica, es un cálculo profesional, que cualquier diseñador o responsable de imagen y publicidad debería conocer, sin escusas.

A menos, claro, que ustedes utilicen una mala calidad de audio deliberadamente para generar en los visitantes de la web una necesidad de mejorar el sonido que sale de su pc adquiriendo por supuesto estos auriculares, pero ni eso justificaría semejante chapuza audiovisual en la promoción de esos cascos Philips. También es posible que los responsables de esta promoción o del diseño web, aun utilicen modems de 56kb y claro, así es necesario comprimir el audio web hasta que toque fondo, no?

Soy profesional de este medio, llevo muchos meses en paro y me revienta el alma cuando veo que hay personas que cobran por hacer un trabajo mal hecho y otros que lo pagan a pesar de la pobre calidad.

El diseño, señores, es creatividad y la creatividad, es puro arte, no nos confundamos. Además de esforzarnos en hacer bien el trabajo, también debemos tratar el arte como se merece, aunque este sirva para promocionar a un periódico.

Creo que la moraleja ha quedado bien clarita, no? Pues andado… que muchos profesionales lo estamos pasando fatal, mientras otros personajes sin criterio creativo ni publicitario se están poniendo las botas con chapuzas. Este país nos tiene a muchos las manos atadas para luchar por un trabajo para el que estamos profesionalmente preparados y motivados. Si esas ataduras desaparecieran, muchos “primos” no tardarían en ser despedidos, para devolver el asiento a quien de verdad le corresponde. Mientras llegue ese día, al menos, los que están ahí sentados tengan la vergüenza de hacer su trabajo como debe hacerse.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Buenas Luis.
    Espero que a alguien más le parezca sensato lo que dices, porque desde luego, vaya CHAPUZA han hecho los del país.
    Es penoso.
    Máxime cuando, como bien dices, las cosas por ese precio se pueden hacer bien (a saber cuánto le pagarán al diseñador de marras).

    En fin tío. Mucho ánimo.

Deja un comentario

1 × 2 =

Cerrar menú