Caminar hacia alante, pero de espaldas.

Justo donde estoy terminan los árboles, aquí se acaba el bosque, pero el camino de piedra vieja continua hasta mezclarse con el horizonte, mi camino de piedra.

No se escuchan muchos pajaros por aqui, atras queda la vida de bosque que conocía y se que la echaré de menos, pero la dulce luz de ese Sol, poniéndose sobre ese horizonte limpio, no molesta, me gusta y me atrae.

No se si sabré hacerlo bien aquí afuera, pero este es mi caminio. Claro que echaré de menos los pequeños árboles que crecieron junto a mi y los viejos troncos arrugados con sus expresiones adultas. Hasta ellos llegan algunos rayos de este Sol que se cuela sin permiso en mi mundo, que ahora dejo para ver que diablos quieren de mi ahí afuera.

Se que ya no voy a escuchar más el viento entre esas ramas que me han protegido durante años, se que todo será raro para mi cuando salga. Así que, antes de comenzar a caminar, me doy la vuelta y miro el gran túnel de árboles que me invita a quedarme. Pero, ya no me quedo.

Y comienzo a caminar, hacia adelante pero de espaladas, así puedo ver lo que dejo, así veo como todo lo que tenía, se hace más pequeño conforme más decidido estoy a seguir mi nuevo camino.

Ahora me doy de nuevo la vuelta, ahora camino hacia adelante y de frente. El sol me da en la cara y la brisa que antes no me llegaba, ahora refresca mi cara y seca mis lágrimas. No hay árboles en el camino, pero no importa, ni ellos me necesitan a mi ni yo a ellos.

Me pongo mis cascos, mientras camino. Mis vaqueros son cómodos y llevo un buen calzado, así que caminaré bastante. Dejo que mi banda sonora, hoy, sea Seal – Human Beings…

En el camino, veo a una pequeña hormiga cargada con una pipa muy muy grande. Me paro para cederle el paso, mientras me inclino para fijarme en el gran tamaño de esa pipa, puedo ver como la hormiga deja caer algunas lagrimas…   ahora veo como detiene su camino, perpendicular al mio y llorando, deja caer la pipa y se va a casa con las manos vacias. La hormiga ha desaparecido entre la hierba y antes de levantarme…  cojo la pipa, la miro…   me levanto y vuelvo a pulsar play mientras tiro la cascara y mastico el ultimo regalo de mi bosque.

Ahora veamos que hay detras de ese horizonte.

 

Deja un comentario

4 × uno =

Cerrar menú