España, coto de caza de consumidores.

Pues sí, la cosa está mal y cada vez peor. Y la culpa no es del primer payaso que se le ocurre hacer un realityshow para copiar el formato de televisión extrangera, sino de los millones de españoles que aceptan como buena, la televisión en este tipo de formato.
Ahora, el sonido de nuestros móviles cuesta una pasta y varios mensajes, porque deseamos que cuando nos llamen, suene el reguetón de turno. Las series de televisión nacionales se convierten en puras copias del género americano, desperdiciando el talento de nuestros actores, que para colmo, aceptan los papeles. La publicidad, sobre todo en televisión parece un parque temático donde lo principal es engañar con caras saciadas de “botox”, niños locos enganchados a los batidos de cacao y a dulces que “facilitan” las tareas escolares. ¿Televisión basura? No! ojalá tuviéramos televisión basura, ahora es mucho peor.
Tienes talento chaval, tu si que vales, ven a nuestro programa y deja que juguemos a ser jueces siguiendo un guión donde aparece tu futuro.

prfff…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + once =