Esta bonita historia, podría ser la tuya

Tanto en mi trabajo como fuera de el, cada vez me llegan más noticias sobre personas que han tenido éxito cuando deciden montar una página web para vender sus manualidades o cosas que ellos hacen de una forma especial.

 

Las historias que conozco son generalmente de personas que no sabían el valor real que tiene para otros sus manualidades, su arte: Un chico hace patucos personalizados, causa una buena primera impresión y tras poner una web, se está literalmente forrando con pedidos que llegan directamente desde América, pedidos hechos por famosos, que todos conocemos. Impresionante. Una ama de casa, haciendo bordados y punto de cruz en sus ratos libres, pone una web en internet porque un familiar se la aconseja y comienzan a lloverle los pedidos. O un señor mayor, en un pueblo perdido, toda su vida fabricando sillas de mimbre con sus propias manos que regalaba a sus vecinos y familiares. Llega su nieto, le hace una página web con fotos de las sillas artesanales y Bum!, abuelo conocido en medio planeta, exportando preciosas sillas de mimbre a China y Alemania mientras le ofrecen cantidades desorbitadas por su arte.

 

Unos de mis trabajos es el diseño web profesional y buscando expandirme, pensé si tal vez podría dedicarme a buscar personas así. Personas que tienen una afición, algo que adoran hacer y no saben que muchos comprarían sus obras si estas se conocieran a través de internet. No se trata solo de expandirme, claro que quiero hacer negocio y vender páginas web (yo también necesito ganarme la vida). Se trata de ayudar a otras personas que posiblemente lo estén pasando algo mal económicamente y tienen un tesoro por descubrir en sus propias manos.

 

Siempre busco clientes para diseñar webs allá donde saben que podrían necesitarla, clientes con negocios establecidos y competencia con ventaja, o me llaman aquellos que directamente tienen su objetivo claro: “Necesito una página web”. ¿Pero que tal si ofreciera una página web profesional con un precio reducido a aquellas personas que tienen un talento especial para fabricar obras exclusivas y aun no saben el tesoro que tienen?

 

Así que he decidido buscarlos contando a todos la historia de Ana. La dependienta de una tienda de ropa que en sus ratos libres hace muñecas en miniatura. Si te apetece leer esta historia, que tal vez podría ser tu propia historia, al final de este artículo te dejo un enlace para que puedas leerla. En serio, si tienes alguna afición artística o haces manualidades que no ves en los demás, pregunta en internet por esas historias de otros como tu que ahora ganan un buen complementos vendiendo sus obras por internet. Después, si quieres, vuelve y te ayudaré a conseguirlo.

 

Por favor, si conoces a alguien así, que tenga un talento o arte especial haciendo manualidades como decoración artística para el hogar, coches antiguos en miniatura, pequeños pasos de Semana Santa, patucos personalizados, Complementos de moda exclusivos, Sillas artesanales de mimbre…  ayúdame a llegar a ellas y a ellos. Nos estarás ayudando a ambos. Por adelantado, mil gracias por compartir esta información.

Ahora si, os dejo la historia de Ana…

Pulsa aquí para leerla.

Deja un comentario

once + 12 =

Cerrar menú