esta no te la perdono buenafuente.

He necesitado unos días para atreverme a comentar la noticia. En parte, me movía cierto despecho, pensando que cualquier comentario por mi parte solo beneficiaría más al efecto mediático del Chiki Chiki de los co*j*nes.

A mi me pueden decir que es necesario tener sentido del humor y saber reirse de nosotros mismos, pueden decirme que lo importante es pasarlo bien, promover el buen rollo y la risa compartida. Estoy completamente de acuerdo, y seguro que este verano comparto buenos ratos con los amigos, riéndonos mientras suena el Chiki Chiki en cualquier discoteca de la playa. Hasta aquí llego sin problemas, ya que la canción, para pegarse unas risas está genial., pero cuidado…

…que a continuación me digan que está "canción" vaya a representarnos en Eurovisión, solo me hace recordar una frase que ya se ha convertido en una expresión típica: "¿Estamos locos, o que?"

Cuando este señor, que siempre me ha resultado un buen humorista, se ponga delante de Europa para representar a España, yo personalmente, me voy a sentir avergonzado. Una cosa es hacer humor para un programa de noche, en un país que ridiculiza a todo bicho viviente, y otra cosa es ser la imagen de España. No solo por la calidad del tema musical, si no porque, impresionante! la votación popular ha elegido! ¿Esto es lo que España quiere llevar a Eurovisión? Pues no me queda claro. Lo que si tengo claro es que una votación realizada en gran parte a través de Internet, en un portal que principalmente visitan adolescentes consumidores de publicidad engañosa, no debería tomarse como una votación popular de todos los españoles. Es como si el voto por la presidencia del gobierno solo estuviera disponible para ciertas clases sociales o tribus urbanas. Pienso que para algunos, lo importante no es amañar las cosas, sino disfrazarlas correctamente una vez amañadas.

Imaginaos que no conocemos a Rodolfo Chikiliquatre de nada y un día aparece en un ralityshow tipo "tienes talento"… seguramente resultaría simpático, tal vez pasaría a la semifinal, la gente se reiría con el y resultaría una canción con gancho para un éxito de verano, claro. Pero ¿creéis que en algún momento lo relacionarían con Eurovisión? por favor!

Por supuesto, ver a Chikiliquatre en Belgrado será un éxito en el share, la audiencia va a dispararse y eso es lo que cuenta para algunos. Este año, como todos, Eurovisión reúne a sus países, invitándolos a compartir el arte de la música y la canción. España, como el resto de países europeos tiene la oportunidad de participar y mostrar al mundo lo que somos capaces de aportar a la música… y nosotros, en lugar de sentirnos orgullosos y esforzarnos, llevamos por bandera el cachondeo y el humor absurdo, tiene guasa la cosa.

Coral, la chica finalista, hombre, no es que sea Mónica Naranjo (ni deba serlo) pero tenía una voz preciosa, La Casa Azul, mi favorito, melodías -realmente- pegadizas, creatividad que hace culto al pop, aunque tenga ciertas reminiscencias estéticas a jamiroquai.

Al margen de todo esto, creo que hay una claúsula esencial, obligatoria y realmente importante para tener derecho a representar a España en Eurovisión:

AMAR LA MÚSICA.

Doy mi más sentido pésame a todos y cada uno de los MUSICOS Y ARTISTAS FINALISTAS que, amando la música, España ha decidido desecharlos para poner en su lugar a un humorista. Vosotros merecéis muchísimo más estar en Belgrado y aunque respeto y admiro el trabajo de humorista de Chikiliquatre, no acepto que se mezcle como uno más entre vosotros.

Ahora solo deseo que el Chiki Chiki, reciba la puntuación y crítica que se merece. Espero que la valoración europea sea consecuente y use el sentido común. No merecemos votos este año en Eurovisión, merecemos una lección de respeto a la música.

Esta no te la perdono Buenafuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + diecisiete =