Gominolas sin control de calidad y con tinta entre sus compuestos (caso real con pruebas)

A estas alturas pensar que puedan pasar estas cosas es casi imposible, pero oye, pasan, y de que manera! Jamás hubiera imaginado que hoy día una empresa que se dedica a rellenar bolsitas con golosinas y repartirlas en puntos de venta, no pasará su producto final por un control de calidad previo. Si para colmo esa empresa es la creadora del famoso Bob Esponja, apaga y vámanos.

Abre el artículo completo para leer los detalles.

Ya había visto estas bolsas en forma de cucuruchos alguna que otra vez, dentro contienen varios tipos de golosinas sin envoltorio. No hay problema que dentro de estas bolsitas, las golosinas sin envoltorio estén en contacto, ya que todas las golosinas son productos comestibles y “en teoria” el plástico de la bolsa no desprende ninguno compuesto tóxico al roce con las gominolas. El problema aparece cuando dentro de la bolsa, los descerebrados que la rellenan, deciden meter también el tipico paquete de “gusanitos” (maíz horneado).

El paquete de gusanitos es concretamente de la marca Aspil y se llama “Jojitos” (Exacto al de la foto de la izquierda). Este paquete no es más que otra pequeña bolsa de plástico con una generosa capa de tinta que se desprende facilmente del plástico! ¿Qué tenemos? Pues un montón de golosinas sin envoltorio rociadas de tinta y todo esto envasado en una bolsa más grande para que después podamos consumirlo fácilmente.

La foto de portada la hice yo personalmente a una de estas bolsas, esto fue lo que me encontré, tal y como podéis verlo en la imagen de arriaba: Piezas de golosina sin envoltorio a las que se había pegado la tinta que se desprende del paquete de “Gusanitos”.

Para redondear la salvajada, el fabricante de estas bolsas de golosinas (Nickelodeon, Viacom) no presentan referencia a controles de calidad, ni razón social o teléfono de contacto alguno para el consumidor, nada! la bolsa solo tiene los motivos decorativos con personajes de dibujos animados (Dora, la exploradora o Bob esponja) y los nombres de productora y empresa principal (Nickelodeon, Viacom)

Estas bolsitas pueden encontrarse en toda España según he visto por internet, así que vosotros mismos podéis comprobar que realmente esto está pasando y podemos denunciarlo a consumo. De hecho, yo ya estoy consultando los pasos para hacerlo.

No hace falta que ningún crío se intoxique comiendo tinta con estas golosinas, la simple falta de responsabilidad de estos señores me parece ya motivo de denuncia, aparte de la urgencia del asunto, teniendo en cuenta las posibles consecuencias.

Si yo fuera Aspil, el fabricante de “Gusanitos”, procuraría quitarme de enmedio, porque ellos también tienen parte de culpa si no controlan donde van a parar sus paquetes de maíz horneado con esa tinta tan problemática.

Si queréis ayudarme a denunciarlo, poneos en contacto conmigo.

Un saludo a todos.





2 respuestas a Gominolas sin control de calidad y con tinta entre sus compuestos (caso real con pruebas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + catorce =