GTA IV – El videojuego de confirmación.

Yo tendría unos 17 años cuando en clase de ética mi profesor nos pidió a cada alumno que preparásemos la exposición de un tema al resto de la clase. No puedo recordar si elegí el tema o me lo asignaron por otros medios, pero tener que defender los videojuegos y exponer los beneficios que aportaban a niños y adolescentes, fue para mi un gustazo. Por aquel entonces, creía (y sigo creyendo) ciegamente en los valores positivos de los juegos digitales y mi aportación a clase dejó su recompensa.

Siempre me han gustado los videojuegos, pero la palabra videojuego me parece que no está a la altura de lo que realmente intenta nombrar. No se, tal vez sea porque sus connotaciones negativas siempre han ido por delante en esta sociedad nuestra que, en los 90, aunque no lo pareciera, seguía siendo muy conservadora. Ahora, en el siglo 21, queremos ser los más progres del planeta, sin embargo, cierta parte de la población sigue teniendo sus reservas, sus prejuicios y sus perezas con los videojuegos. El resultado es que, a mis 30 años, a veces siento un poco de pudor cuando me pongo a defender el mundo del videojuego, pero aquí estoy, tan entusiasmado como cuando tenía 17. Y supongo que gran parte de la culpa, la tiene la propia evolución del videojuego, que podría haber seguido su camino en el mundo infantil, pero poco a poco y viendo que las personas se alejaban según crecían, supo adaptarse asumiendo nuevos caminos para reclamar la atención del público ya crecido.

Desde que invierto parte de mi tiempo en los videojuegos y no tanto como pudiera parecer en este artículo, he conocido de todo. Videojuegos malos y videojuegos buenos, videojuegos que suponían un insulto al mundillo y otros que eran ni más ni menos que perfectos, con un equipo humano detrás y un trabajo realmente merecedor de premios y reconocimiento. Yo soy, entre otros cuantos millones, de la generación que pasó de las dos a las tres dimesiones, el que mató marcianos en las primeras consolas (atari) y doblegó enemigos a rodizallos en las maquinas recreativas de los salones de juegos. He conocido la verdadera batalla en Nintendo y Sega, cuando ahora Microsoft y Sony, son las verdaderas enemigas de Nintendo. He visto a Mario engordar hasta la tercera dimensión y ayudé a Sonic en sus primeros días de vida. He sido Guille en Street Fighter durante años y sobre todo he sido poseido por Hwoarang en Tekken 3. La Gameboy o Space Invaders son nombres muy antiguos ya, pero también los conocí. Monkey Island y después el DOOM, el Quake y mi idolatrado Medal of Honor: Allied Assault, todos me cautivaron en su día (y alguno de ellos lo sigue haciendo). Pero esto solo es una pequeña parte de lo que he vivido sumergido en este mundo que siempre he sabido compaginar con la vida real, por supuesto.

No se si será este historial mío con los videojuegos o tal vez la importancia real que tiene lo que quiero contaros, pero ahora que la naturaleza del videojuego, vuelve a tener que adaptarse al ser humano para seguir llamando su atención, creo que es el momento de atender con educación y sin prejuicios, con curiosidad y sin reservas, amantes de los videojuegos y reservados también: El juego “Grand Theft Auto 4” (en adelante GTA IV) ya está aquí, con todo lo que supone.

Por supuesto que hablamos de un videojuego.

Es muy dificil, o imposible, no solo para mi, si no para todo el que lo intente, hacer ver a muchos ajenos a este mundo lo que significa la llegada de este juego. GTA IV (a la venta el próximo 29 de Abril de 2008) se supone que será lo que llevo años esperando, eso es gran parte de mi expectación, pero no quiero hablaros de mis preferencias en los videojuegos, si no de este juego en sí.

GTA IV es la última entrega de una saga de videojuegos que con los años ha ido ganando seguidores. Ya no estamos en los 80, el negocio del videojuego ya no se centra en los niños de la casa. Las cosas cambiaron hace tiempo y ahora el rango de edad está muy por encima de lo que conocimos. Los fabricantes de videojuegos han sabido ganarse la confianza de muchos adolescentes sobre todo, pero también de treintañeros como yo o padres de familia y abuelos (según nos dicen los anuncios de la Wii, jeje). El caso es que la formula funciona y merece mucho la pena invertir en el desarrollo de juegos como este.

Pero ¿en qué se basa todo? ¿porque tanto éxito con los videojuegos? y ¿porque tengo la sensación de que muchos fuera del mundillo se están perdiendo algo importante? bueno, intentaré explicarlo…

El videojuego se basa en la necesidad de entretenimiento del ser humano y su gusto por alejarse de la realidad en ocasiones. Nos hace sentir bien eso de desempañar papeles que nos hagan sentir importantes, sobre todo, porque la mayoría nos hemos criado viendo a nuestros actores favoritos haciendo cosas “chulas e importantes” en las películas. Si queremos ser como esos actores o no, da igual, el caso es que adoramos ser lo que no somos y eso, en los videojuegos es el reclamo perfecto…  A saber… Nikolai Bellic es el protagonista de GTA IV. Tiene mi edad (y la de muchiiisimos jugadores en la actualidad), Niko, es extranjero en la ciudad donde trascurre el juego, como todos los que vamos a jugar a GTA IV. Y bueno, todo el mundo tiene una parte de su vida que desearía no haber vivido, más o menos importante, pero a todos nos pasa…  a Niko Bellic también.
Así nos presentan el juego sus creadores, intentando que nos sintamos identificados la mayoría de los jugadores que vamos a comprar este juego. Pero da igual si tienes 30, 16 o 50 años, GTA IV tiene reclamos de sobra para llamar la atención. Aparte, la expectación de algunos y “el boca a boca”, es la publicidad que los fabricantes usan para llegar a otros. De hecho, este artículo es pura publicidad, y en gran parte, no es lo que busco, pero así es.

La esencia es sencilla: “Empezar desde cero, con plena libertad”, esto es lo que nos llega cuando reunimos todas las piezas que promocionan GTA IV. Es parte del argumento de la historia y una gran verdad en el planteamiento técnico del juego: Empezamos una nueva entrega de esta saga, una nueva historia, pero sobre todo vamos a poder experimentar lo que significa hoy en día “Libertad en un mundo virtual”, esta es la verdadera clave del juego, la libertad. De hecho y para colmo, la cuidad donde tiene lugar la historia de este juego se llama “La Ciudad de la Libertad” (Liberty City), una simpática versión de Nueva York. Pero vamos a lo que creo puede ser interesante para todos…

Imagina una ciudad completa, semejante a Nueva York que se mostrará en la pantalla de tu televisor y podrás pasear por ella con total libertad. Todo el escenario estará cargado de detalles que harán que todo parezca aun más real. Podrás ver a la gente en las calles y mezclarte con ellos, los coches (el espíritu del juego). Verás el Sol caer por cada calle de Liberty City y el espectáculo de las luces tras el atardecer. El juego tiene su propia historia, pero prefiero centrarme ahora en aquello que no solo llamará la atención de los aficionados a los videojuegos, si no también de los que no están tan metidos en el ajo.
Como os decía, en el juego desempeñamos el papel de Niko Bellic, un europeo que llega a América para comenzar una nueva vida en la Ciudad de la Libertad. Ahora tú eres quien utilizará el mando de tu consola de videojuegos para representar el papel de Niko y controlarlo a tu voluntad dentro de la ciudad. Veamos más detalles que se acercan a la vida real…

Como en la vida real, tendrás un movil que podrás usar para llamar a tus contactos, con agenda para ordenar tu vida en la ciudad, y créeme, la necesitarás. Mientras paseas por la ciudad podrás hacerle un gesto a un taxi para que te lleve a donde le pidas, por ejemplo a un restaurante, para comer algo o consultar internet en un cibercafé. También podrás coger el metro e incluso, echarte novia. La luz en GTA IV se beneficia plenamente del potente rendimiento que ofrecen las consolas de videojuegos en la actualidad, así podrás ver escenas que parecen reales, las sombras se proyectarán cada vez más y te darás cuenta que la noche se acerca. La gente en la calle tendrá un comportamiento natural, irán de compras, se sentarán en los parques a leer sus libros, a comer, o charlarán entre ellos mientras se apartan para que pases por la acera que ocupan. El esfuerzo de los creadores por sumergirnos en un mundo lo más real posible, parece que se ha conseguido.

Pero esa libertad que nos da el juego tiene otro reclamo muy importante para nosotros…

El juego, como otros muchos, es de carácter violento y sumamente dotado de esencia de cine. Esto significa que vamos a sumerginos de lleno en una historia de policías y ladrones, persecuciones y atracos, tiroteos, extorsiones y situaciones límite que van a dejarnos bien atrapados en nuestro sillón, como pasa con las películas de este tipo (siempre que la película, sea buena en su género, claro).

La naturaleza violenta de GTA IV va a marcar enormemente la historia del juego y nuestro papel en la ciudad. Pero eso no quita que sigamos gozando de libertad en nuestra visita a la ciudad, gran parte de lo interesante de este juego, es que nosotros podremos elegir.

Por el mismo motivo, la libertad, seguramente nos veamos con el capricho de saber que pasaría si aprovechamos esa libertad para llamar un poco la atención durante nuestros libres paseos por Liberty City. Entonces a uno se le ocurre hacer esas cosas que no se atrevería a hacer en la vida real y dejarse llevar un poco. Sabemos que correr por la calle sin motivo, golpear a la gente o robar un coche está mal, precisamente por ese motivo, ahora lo haremos en un juego. El morbo de ver que reacción tiene la ciudad con nuestras locuras es algo que no podremos dejar pasar. Si algo tiene la saga de Grand Thef Auto, es que consigue sacar tu lado más gamberro 🙂

Así que, de un agradable paseo por la ciudad, disfrutando del realismo y los detalles, pasaremos a la fiesta de GTA, donde todo está permitido. Es bueno recordar que GTA IV representa un mundo a veces racista y a veces machista. De alguna forma me molesta que este juego este enfocado al publico masculino, pero me limito aceptarlo como una película donde se sabe que hay cosas inaceptables, pero que se pueden incluir para dar más realismo a la historia. Así que no vayan ahora a aparecer los conservadores que se dediquen a decir que los creadores de GTA IV son racistas o machistas, nada de eso. Por el mismo motivo que muchos directores tratan temas delicados en sus películas y nadie los etiqueta. El mundo de GTA está diseñado para provocar en el mejor sentido posible, no cometamos el error de etiquetarlo.

Pero Liberty City tiene a representantes de la ley en sus calles y la policía se comportará igual que en la vida real. Si te pillan robando un coche, prepárate para correr. Es más, la gente de la calle, si te ve hacer el cafre, llamarán a la policía para que vengan a detenerte. Cuando los chicos de uniforme aparezcan, también tendrás libertad para decidir si te entregas o te resistes, con su consecuencias.

Todo esto es una parte de la libertad que ofrece el juego. Una simulación avanzada del mundo real con matices cinematográficos y la posibilidad de representar el papel del protagonista. Después el juego tiene su propia trama como decía, pero nadie te obligará a elegir en los momentos importantes, las situaciones irán surgiendo y como todo juego, tu deberás encontrar la forma de conseguir evolucionar como jugador. Si es que aceptas el reto y ahí es donde empezarán los problemas de la “película”.

Por último no quería dejar de comentar que además, GTA IV podrá compartir partidas por internet. Cuando estés conectado, varios jugadores podréis veros en la misma ciudad y la modalidad multijugador multiplicará las posibilidad de esta joya de juego.

Parece que de nuevo estamos viviendo cambios en el mundo de los videojuegos. Sería una pena que una forma de entretenimiento tan evolucionada escapara de aquellos que prefieren no dedicarle un poco de curiosidad. Mientras seamos capaces de aprender a ser adultos en la vida real, bienvenidos sean los videojuegos para recordarnos que seguimos necesitando desconectar a veces. GTA IV parece que será la confirmación.

Un saludo.

2 respuestas a GTA IV – El videojuego de confirmación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =