Manual de fotografía con cámaras digital reflex

El manual más sencillo para comenzar a usar tu reflex hoy mismo!

Primero fue la fotografía digital, todos nos fuimos pasando a este formato y olvidando los carretes y los revelados en las tiendas, dejando a un lado la fotografía en papel y dando un voto de confianza a la conservación de nuestras capturas en disco duro. Ahora, cada vez somos más los que damos un nuevo salto y compramos una reflex digital. Y no hablo solo de profesionales y entusiastas, si no también a los usuarios de fotografía doméstica, que a tenor de los precios y modelos en el mundo reflex digital, ya empiezan a preguntarse: ¿Y porqué no?

 

Sobre todo para ellos va dirigido este pequeño artículo, para los que deciden comprar una cámara reflex digital sin ser especialmente amantes de la fotografía, si no del recuerdo gráfico de sus vidas, familia, viajes o vacaciones, y de repente se encuentran con un montón de botones de un nueva reflex digital y las fotos, sospechosamente, no salen tan bien al principio se pensaba que saldrían de una reflex (o no salen). Con este manual aprenderás que los botones, en realidad no son tantos, y que son mucho más sencillos de los que parece. Están ahí para mejorar tu experiencia haciendo fotos, no para complicarla. Entonces, verás que tus fotografías comienzan a mejorar muchísimo, rápidamente y sin complicaciones. Después de leer este sencillo manual solo necesitaras práctica, pero recuerda que solo se trata de un comienzo rápido para impacientes. Hay muchos manuales que leer y muy buenos en internet. Pero mientras, aquí te he preparado un buen atajo para conseguir buenos resultados en muy poco tiempo.

A menudo, y sin la información necesaria, el paso a reflex digital para el “usuario de fotografía doméstica” suele terminar en decepción y/o devolución de la cámara. Algunos piensan que son demasiado complejas, otros prefieren no complicarse la vida, ya que su cámara digital compacta hace fotos muy buenas sin necesidad de romperse la cabeza, y los que intentan aprender su funcionamiento, pero terminan desbordados ante la aparente complejidad del mundo reflex.

Si has comprado una cámara reflex digital y no tienes ni idea de como sacarle partido, seguramente este artículo te sea bastante útil. Está escrito con la idea de ayudar a saltar esa primera barrera técnica y obtener resultados desde la primeras tomas.

Solo se trata de una referencia rápida, una básica del funcionamiento técnico. Todo muy resumido y coloquial, pero espero que sea útil para comenzar a despejar dudas. Veamos que tal.

Técnica y creatividad en la fotografía: Unidas pero no revueltas.

Para empezar, hay que saber diferenciar los dos grandes componentes iniciales a la hora de hacer fotografía: la técnica y la creatividad. La parte técnica, es fija, estándar y definitiva para todos. La parte creativa depende, claro está del fotógrafo, no solo por su capacidad para crear buenas fotografías, si no también para entrenar su propia creatividad, que merece también un rodaje, un uso. La creatividad en la fotografía, como en otras artes, debe alimentarse de una mente que le de vida, se debe buscar la inspiración y por supuesto observar también los trabajos de otros para contrastar, aprender, asimilar o descartar motivos que sean o no afines al tipo de fotografías que deseamos hacer. Yo aquí, me ocuparé de dejar una base técnica que permita, una vez superada, preocuparnos más por nuestra creatividad y lo bueno de hacer fotografías, pensando solo en lo que queremos y no en cómo podemos conseguirlo.

Hacer fotos con una reflex digital es fácil…

Hacer fotos con una reflex digital es fácil. El hecho de que sea simple, cómodo o extremadamente sencillo sacar buenas fotos con una compacta digital, no significa que con una reflex sea difícil. Simplemente, la técnica en reflex no es tan simplona como en las compactas, y por error, se puede llegar a pensar que el paso a reflex tiene que ser necesariamente duro o difícil. Pensar eso es un error.

Una cámara reflex digital, puede trabajar también como una compacta, se le puede pedir, y lo hace, pero si hablara de eso, este artículo no tendría sentido. Así que os voy a desglosar los detalles técnicos básicos para tomar buenas fotografías en “modo manual”, que es donde realmente nos enfrentaremos a esos botones que vemos por todos lados. Después nos daremos cuenta que ni son tantos botones, ni sacar buenas fotos es difícil.

Bien, ya tenemos nuestra cámara en modo manual, colgada de nuestro cuello y hemos salido al pequeño parque que hay cerca de casa para empezar a probar… ¿y ahora que?

Los primero lógicamente es elegir el motivo a fotografiar, debemos tener claro eso y no hablo de elegir el árbol más fotogénico de este parque, si no de imaginarlo ya fotografiado. Debemos plantearnos la fotografía para poder elegir correctamente los pasos que debemos dar con nuestra reflex.

Existen componentes básicos y absolutamente vitales para conseguir realizar la foto que ahora solo tenemos en nuestra mente (sigamos con el ejemplo del árbol)…

OBSERVA LA ESCENA Y LA LUZ.

Fíjate bien en la cantidad de luz que hay en el árbol y a su alrededor. Pon el ojo en el visor y comienza a hacer pruebas de encuadre. Debes ir buscando la escena que tienes en mente y presentarla dentro del visor de la cámara. Recuerda que la creatividad depende de ti, pero mientras encuentras la composición ideal, sigue fijándole en la luz. ¿Está soleado o nublado? ¿El sol está alto o bajo? En días soleados, la diferencias entre zonas iluminadas y zonas en sombra tiene mucho contraste, tal vez sea el momento de moverte a la zona donde ese árbol recibe mejor la luz. Rodéalo un poco y no tengas prisa.

ELEGIR LA SENSIBILIDAD A LA LUZ DE LA CÁMARA ( ISO )

Ahora que tienes el encuadre resuelto, debemos decirle a la cámara la sensibilidad que debe utilizar, según la cantidad o condiciones de luz que tengamos en la escena. Antes, uno iba a comprar un carrete de fotos y debía elegir el número ASA que define lo sensible que es la película a la luz. A mayor número ASA (más común como ISO ahora), mayor sensibilidad a luz. En tu cámara reflex digital puedes elegir también la ISO. En días soleados o espacios bien iluminados se puede trabajar perfectamente con ISO baja. En zonas de menos luz tendrás que subir la ISO pero recuerda que a mayor ISO, tus fotos captarán más ruido (ese granulado que aparece en fotos de lugares con poca luz).

 

 

MEDICIÓN DE LA LUZ Y LA VELOCIDAD DE OBTURACIÓN.

En alguna de las pantallas de tu reflex, vas a encontrar una línea horizontal dividida en partes iguales. El disparador de una cámara digital reflex tiene dos niveles de pulsación, si pulsas hasta el primer nivel la cámara enfocara lo que tenga delante y hará una medición de la luz. Fíjate entonces en esa línea horizontal de nuevo y verás un pequeño indicador que se coloca en alguna parte de la línea. Esta línea se llama fotómetro y se encarga de informar sobre la cantidad de luz que va a entrar en la cámara cuando dispares. Si el indicador aparece por la izquierda, la cámara te está diciendo que hay poca luz en la escena. Si aparece por la derecha, es que hay exceso de luz. Debemos conseguir que el indicador se coloque en el centro de la línea, vamos a ver como conseguirlo.

Toda cámara reflex tiene una “puerta” que solo se abre en el momento justo de hacer la foto, para dejar pasar la luz. Esta puerta recibe el nombre de diafragma y en el pueden variar dos cosas: El tiempo que tarda en abrirse y volver a cerrarse (velocidad obturación), y la cantidad de apertura.

Encontrarás en tu cámara una pequeña rueda dentada que sobre sale, muévela y fíjate como el indicador del fotómetro se desplaza de un lado a otro. Mueve la rueda hasta colocar el indicador en el centro del fotómetro. Si no lo consigues, prueba a subir o bajar el ISO un poco. En teoría, cuando el indicador aparece en el centro de la línea del fotómetro, la cantidad de luz es la correcta.

Logicamente haz todo esto apuntando siempre al mismo encuadre, para que la luz no varíe.

APERTURA DE DIAFRAGMA ( NÚMERO f ) Y LA PROFUNDIDAD DE CAMPO.

Ya sabemos el tiempo que vamos a tener abierta la puerta (velocidad de obturación), pero ¿vamos a abrirla de par en par, o solo un poco durante ese tiempo? En las cámaras reflex también puedes definir la cantidad de apertura, un factor muy, muy importante.

No es una maqueta, se trata de una imagen real tomada con una técnica fotográfica muy concreta… y puede que algo de photoshop depués. 🙂

En fotografía, la apertura de diafragma se define por el número f, cuanto mayor es, menos cantidad de apertura y viceversa. Según que fotos, un valor f pequeño (Ej. f 2.8) hará que entre mucha más luz, porque “se abre más la puerta”, pero hará que aquello que no has enfocado para tu fotografía, tienda a desenfocarse aun más. En cambio, si el valor f es grande (Ej. f 12), la puerta se abrirá muy poco durante el mismo tiempo, entrará mucha menos luz y verás que el indicador del fotómetro se va hacía la izquierda. Eso si, con valores altos de f, las zonas que no has enfocado para tu fotografía, saldrán mejor enfocadas.

JUGAR CON LOS TRES ELEMENTOS:

  • · Apertura de diafragma.
  • · Velocidad de obturación
  • · Sensibilidad ISO (En último lugar)

Si aprendes a jugar con estas 3 variables técnicas, tendrás mucho ganado. Generalmente, suele configurarse primero la sensibilidad y la apertura, dejando los “detalles finos” para la velocidad de obturación. De todas formas piensa que, en la práctica, a veces tendrás que variar el orden, aportando por un lado, o sacrificando por otro.

Cuanto más alto sea el ISO, más ruido aparecerá en tus fotos, ese grano molesto que se presenta a veces en las fotos que se han tomado cuando había poca luz (solo por orientarte).

Vaya colores raros que me han quedado en esta foto! : EL BALANCE DE BLANCOS.

A veces, ves la foto ya hecha y todo está azulado, enrojecido o falto de color. No es lo mismo hacer una foto en el exterior, por la mañana, al atardecer, por la noche, o en un interior con una bombilla o un tubo fluorescente. La cámara reflex debe tener también referencia de estas condiciones para poder interpretar correctamente la imagen que va a capturar.

Para mejorar el color de una fotografía, la cámara utiliza el balance de blancos. Encontrarás un botón o una parte del menú de la cámara, para poder entrar en su configuración y elegir allí el valor apropiado, según el tipo de luz al que te enfrentes. No todas las cámaras reflex digitales suelen tener un buen balance de blancos, pero generalmente, si se configura bien, el resultado es bueno. Verás que una vez dentro de la configuración del balance de blancos, puedes elegir el valor según las condiciones: Soleado, sombra, flash, para días nublados o luz artificial entre otros.

Freír un huevo es fácil, pero si hacemos un manual con los pasos detallados, parece otra cosa.

No queramos sacar fotos tan fácilmente como lo hacíamos con las cámaras compactas, pero preparémonos para conseguir fotografías con mejores resultados técnicos si decidimos pasar al mundo reflex.

Todo lo que te cuento aquí es la parte más básica, pero más necesaria y útil para comenzar a disparar con una reflex digital. Por supuesto, existe más técnica y más avanzada, también necesaria, pero la base y las primeras dudas se intentan resolver aquí. Ahora se trata de seguir adelante, practicar, tener curiosidad y aprender más detalles. No es necesario repetir que la creatividad, depende de ti, y que una de las mejores formas de aprender más, es observar y estudiar las fotos de otros. Haz muchas fotos, no tengas miedo a equivocarte y por supuesto, aprende también de tus errores y no olvides nunca que la cámara solo es una herramienta, mejor o peor, pero tu eres el que hace la fotografía.

Si el mundo reflex te engancha, lo que en las compactas te parecía fácil, ahora te parecerá aburrido, simplón, y verás que lo que parecía difícil con una reflex, comienza a ser divertido y puede que llegues a disfrutar con cada medición de luz o encuadre… y si no, al tiempo.

Un saludo.