Telefónica: Desaparece de casa por Navidad.

Quiero dejaros aquí mi experiencia con el servicio técnico de Telefónica estos días. Son personales pero espero que sirvan como buenos consejos compartidos en caso de que algún día tengáis que lidiar con ellos en historias semejantes. A ver que os parece.

Crónicas telefónicas…

El pasado Lunes 21 de este mes llamé a Telefónica para comentarles que las lluvias sevillanas de estos días estaban destrozando el cableado de mi línea telefónica. Dieron de alta la incidencia y transmitieron la orden de servicio a la empresa técnica asociada en mi zona (Creo que se llama Aventel, después me aseguraré). Al día siguiente, martes, apareció por mi casa un chico uniformado con ropa de trabajo. Mientras hacía algunas pruebas desde uno de mis ordenadores, conectando con el servidor web Eagora que ponía en pantalla todo un completo registro de mi conexión, me comentó que solo estaba confirmando sus sospechas. Antes de subir a mi casa, pudo ver en la avenida, la caja colectora de cables de Telefónica, esta había perdido la tapa y todas las conexiones quedaban expuestas a la lluvia, provocando los cortes en la conexión de internet que denuncié un día antes por teléfono.

No hizo mucho más esa tarde, quedamos al día siguiente para facilitarle acceso a una zona de mi urbanización desde la que podría arreglar el problema. Pero el miércoles me dejó esperando todo el día, no apareció y seguía lloviendo a mares. Otro día más sin una conexión estable a internet, nada estable, pero pagándola por supuesto.

El exceso de agua y humedad sobre aquellos cables en el exterior provocó daños mayores en ausencia del técnico desaparecido, ahora no solo tenía cortes de internet, la línea de teléfono para llamadas comenzó a tener muchas interferencias. Dejé que pasara el día entero mostrando paciencia. Al día siguiente, jueves 24 y día completamente laboral a pesar de lindar con la Noche Buena, el técnico volvió a dejarme esperando. Ni una llamada para avisarme, nada. Y con la lluvia continua las cosas siguieron empeorando. Mientras tanto recibía una llamada automática de Telefónica para preguntarme si (mediante una voz grabada) si el problema se había solucionado. Pensaba que estaban a la espera del informe del técnico desaparecido, pero no, ellos se lo montan así. Lógicamente dije que el problema no solo seguía sin solución, también habían empeorado las cosas hasta el punto de no poder llamar por teléfono ni recibir llamadas. Poco después me llamó otro técnico al que, de nuevo, volví a contar toda la historia y la incidencia volvió a quedar abierta para solucionarla en la semana entrante.

Durante el fin de semana la lluvia paró, pero la caja de cables del exterior ya había tragado mucha agua, y la humedad terminó de destrozar la instalación entre el sábado y el domingo.

Hoy lunes a primera hora mi teléfono fijo suena, contesto, y tras una cortina gigante de interferencias alguien del servicio técnico de Telefónica parece decirme que vendrá a arreglarlo todo sobre las 11:30 de la mañana. Le hice repetir sus intenciones para estar seguro y una vez confirmadas, me puse a esperarlo. Faltan 10 minutos ahora mismo para las 14:00 de la tarde, ningún técnico ha aparecido aun, tampoco me han llamado para decir que se retrasaban y las lluvias han vuelto a empapar esos cables de ahí afuera. Acabo de hacer una pausa en la redacción de este artículo para llamar al número que me apareció en pantalla esta mañana, del servicio técnico. Nadie contesta.

Al margen de como acabe la jornada de hoy, hasta el momento toda esta experiencia con el servicio técnico de Telefónica en Sevilla es absolutamente deficiente. Esto no es nuevo, muchos lo sabemos o lo hemos leído en algún sitio. Yo, hoy, lo confirmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − once =