Yes, I do.

Ni rápido ni lento, que diablos…  este es mi ritmo y así procuro disfrutar de mi vida. Intento aprovechar lo que viene y ser agradecido por encontrarlo. No olvido las cosas que no debo olvidar y las ataduras las desato, punto.

No necesito críticas y me sobran, pero todos somos juzgados, no? tu también, aunque nos saltemos las reglas de la amistad de vez en cuando por un desgraciado despecho del momento y después, solo se queja el que menos debe quejarse. Y tiempo, bueno…  jeje…   tiempo me sobra para todo lo que tengo planeado.

Ahora yo sigo mi camino, solo o acompañado, pero sigo adelante y es lo que hay. No culpo a nadie y si tuviera que hacerlo, yo sería el primer culpable, culpable de haberme dejado llevar un poco por la suerte y no atender a las riendas de mis sentimientos. Menos mal que cometemos errores a veces y nos sirven para abrir los ojos. El beneficio de nuestras meteduras de pata a veces supera el daño que producen y eso me alegra, no sea que se nos olvide quien somos.

Nunca olvidé las cosas que tanto me desagradan y la única diferencia es que ahora, elijo.

Saludos a los de atrás y a los de alante.

2 respuestas a Yes, I do.

  • Tú debistes haber nacido en la época de los grandes de las artes y el pensamiento, hoy estás desperdiciado por vivir en una sociedad altamente competitiva y que sólo busca los intereses económicos, una lástima, aunque ¿quién sabe? a lo mejor llega el mecenas que te descubra.Un abrazo de tu amigo Aper.

  • Mi amigo aper, vuelvo a ver tu comentario 11 años después, y lo sigo valorando igual. Gracias y un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 13 =